¿Sabías que existe una modalidad de Turismo denominada Vivencial?

Para muchos de nosotros hacer turismo es como si nos hubieran hecho hechizos para amarrar a una mujer, no podemos evitar estar enamorados de los viajes a otros destinos distantes al nuestro. Pero el turismo no solo es eso, viajar pues existe un universo de posibilidades o modalidades con las que se pueden cubrir todos los gustos y necesidades. 

En el caso del Turismo Vivencial suele ser comparado con el turismo rural y sustentable, ya que involucra a las familias de una comunidad quienes se ofrecen para alojar a los turistas con la idea de mostrar de cerca la forma única de realizar sus actividades bien sean deportivas, agropecuarias o de pesca artesanal. Para quienes apuestan por este tipo de turismo por gusto o curiosidad, se encuentran interesados en conocer las técnicas locales de producción, participar en ellas, compartir en un día típico de la zona e incluso participar de las faenas del campo. 

Finalidad de este turismo 

En medio de tanta globalización y tecnología, este tipo de turismo apuesta por una actividad más humana, en el que se pueda lograr un proceso de encuentro conjuntamente con un  diálogo armonioso entre personas que pertenecen a dos culturas distintas pero manteniendo siempre la disposición y solidaridad que sólo puede quedar expuesta cuando nos encontramos de forma auténtica con las personas y la naturaleza. Este tipo de turismo puede llevarse a cabo en un ámbito rural pues despierta un gran interés para quienes solo han habitado en las ciudades dichas localidades les resultan románticas, exóticas y diferentes a la vida cotidiana. 

Turismo visto de una nueva forma 

En la actualidad, la imagen que siempre teníamos del turista ha cambiado. El viajero ahora desea conocer más de cerca, convivir y participar en las distintas culturas que visita. Para los viajeros conocer otras cultura se encuentra como un 47% de sus motivaciones, mientras que por los atractivos un 40%. Ahora el interés de los turistas ha tomado un giro más positivo, pues desea conocer todo lo relacionado con los estilos de vida de los lugares que visita, y con ello se tiene la oportunidad de desarrollar diversas alternativas para las comunidades que no tienen el beneficio de una riqueza cultural para compartir.

Para las localidades que se han abierto a tal posibilidad, ahora cuentan con sustentabilidad pues perciben ingresos gracias a este tipo de turismo, así como otras expectativas de emprendimiento, sin mencionar los diversos talleres para capacitar guías de la zona, que sin darse cuenta pueden incrementar las visitas al doble cada año.  

¿Ello podría ser una amenaza? 

Las personas que solicitan o realizan este tipo de turismo, innegablemente se trata de individuos netamente respetuosos por el ambiente y todo lo que ello implica y que además valora todo lo concerniente con las demás culturas, por ende este jamás resultará una amenaza, aunque no se debe dejar a un lado que el choque de culturas podría traer como consecuencia el abandono de las tradiciones locales, las cuales son precisamente el valor turístico de estos pueblos.